La Confederación de Empresarios de Andalucía considera que las medidas adoptadas por el Gobierno de España son positivas, si bien entiende que existe un importante margen de mejora en cuestiones concretas como, por ejemplo, la introducción de la figura del silencio positivo en la tramitación de los ERTE, el pago a los proveedores o un mejor tratamiento a pymes y autónomos en relación a las cargas sociales y tributarias a las que están sometidos que deben ser eliminadas o amortiguadas, para garantizar la viabilidad de unas empresas que, en muchos casos, se enfrentan a una total ausencia de ingresos.

La situación excepcional por la que está atravesando el conjunto de la economía requiere también medidas excepcionales, como las aprobadas para dotar de liquidez a las empresas o las que facilitan la autoevaluación en prevención de riesgos laborales, al objeto de impulsar el teletrabajo tal y como expresamente se había solicitado al Gobierno de España. Asimismo también se consideran positivas las medidas para facilitar el cumplimiento de los órganos corporativos, la promoción de la digitalización de la empresa o la suspensión de los plazos tributarios.

Como el Gobierno ha indicado nos encontramos ante un problema de salud de carácter temporal, cuya incidencia en la economía es muy evidente. Por tanto se requiere de la articulación constante de medidas que nos permitan salvar esta situación coyuntural y fortalecernos para un restablecimiento de nuestra economía lo más rápido posible, por lo que estamos convencidos se producirán nuevas medidas que continuarán atendiendo positivamente las demandas sobrevenidas de nuestra economía.

Desde CEA queremos transmitir un mensaje de optimismo y confianza ante la desmesurada situación en la que nos ha situado la extensión de una crisis sanitaria que ha conllevado la declaración del estado de alarma en España.

Las principales instituciones del Estado y sus principales instrumentos, como son las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y los servicios sanitarios (entre los que hay que incluir los de titularidad privada), están demostrando hasta el momento una notable capacidad de control de la situación, garantizando no sólo el orden público, sino una adecuada atención sanitaria, social y vital a la población.

Las organizaciones empresariales, a su vez, estamos total y absolutamente a disposición de dichas autoridades, colaborando con todo lo que se nos pide, analizando las casuísticas oportunas, fortaleciendo nuestra función de representación y defensa de los intereses de los empresarios y autónomos que representamos y del conjunto de la sociedad a la que servimos.