Aunque ya en otra entrada iniciamos un debate sobre la importancia de los diseños webs “responsives”, hoy queremos tratar este tema de forma más cercana y detenida dada la importancia que representa.

Los hábitos de los consumidores han cambiado y ya se pronostica, en este artículo recogido en el Diario La Vanguardia, cómo en este año un 75% de la navegación de los usuarios se realizará a través del móvil. Sin embargo, no todas las empresas han evolucionado de forma rápida y todavía podemos encontrar webs que no se adaptan a las necesidades de los lectores.

Con el fin de ofrecer una solución, en abril de 2015 Google modificó su algoritmo para penalizar directamente a todos los portales que no reuniesen esta medida. Es necesario entender que, mucho más allá de un incorrecto posicionamiento web, es necesario  que si tenemos una página ésta pueda ser consultada de la mejor forma posible por los siguientes motivos:

-De forma indirecta, el último beneficio de una web es la conversión, por lo que debe ser lo más favorable posible.

-La incorrecta presentación de los contenidos puede generar la huida “masiva” de los visitantes. Una vez que salen de este entorno son muy difíciles de recuperar.

Yolanda Aguilar (Ideanto Comunicación) 31 de julio de 2017