La evolución de las TIC ha fomentado y proliferado la aparición de múltiples dispositivos que han cambiado nuestros hábitos consiguiendo implantar nuevas formas de comunicación en la sociedad. Las aplicaciones, que tienen una vida inferior a diez años, surgieron como una adaptación de los smartphones, siendo iPhone uno de los pioneros en implantarla con un diseño sin precedentes.

Gracias a ellas, hoy nos podemos comunicar con cualquier persona en cualquier lugar del planeta, hacer la compra mientras nos desplazamos, comparar productos o incluso buscar aparcamiento. En este interesante artículo podemos incluso conocer los principales hábitos de los consumidores sobre las mismas en Estados Unidos: http://ow.ly/zVIK30bRgwh

Yolanda Aguilar (Ideanto Comunicación) 19 de mayo de 2017