El posicionamiento en buscadores se ha convertido en una de las líneas de trabajo en marketing digital más importantes para las empresas. La diferencia entre aparecer en el top tres de Google, o a partir de la segunda página, por ejemplo, es sencillamente abismal solo en el número de visitas a tu web.

Pero… ¿cómo logramos aparecer en Google? Y el más difícil todavía, ¿cómo conseguimos ir escalando puestos en los resultados de búsqueda? Para empezar, analizando adecuadamente las palabras clave de mayor valor para tu proyecto. Posteriormente, desarrollando un sitio web bien estructurado y funcional. Y, por supuesto, dotándolo de contenidos optimizados, donde las palabras clave estudiadas tengan su adecuado protagonismo.

 

¿A qué tipo de contenidos me refiero? Principalmente textos, pero también imágenes y vídeos. Vamos a verlo.

Cómo optimizar textos para el SEO

Los textos son el contenido protagonista de cualquier sitio web de cara al posicionamiento. Por la sencilla razón de que necesitamos texto para trabajar las palabras clave que más nos interesan. Esto lo haremos a lo largo de la estructura de una web o tienda online, en sus categorías, servicios, productos, descripciones…

Pero además del texto necesario para completar las secciones de tu web, si quieres lograr un buen posicionamiento deberás construir una estrategia de contenidos con artículos, tutoriales, casos prácticos, noticias… Para ello es interesante que cuentes con una sección dinámica, como por ejemplo un blog, ya que te dará mucha versatilidad a la hora de organizarlo todo.

¿Qué elementos deberías tener en cuenta en este tipo de contenidos a la hora de optimizarlos? Aquí van algunas ideas:

• Introduce siempre la principal palabra clave en los títulos. Intenta hacerlos atractivos y que tengan cierto “gancho” para atraer visitas.

• Trabaja una estructura natural y que facilite la lectura. Piensa que los “tochos” donde apenas se ve un punto y aparte echan para atrás al usuario…

• Dispersa de manera lógica la palabra clave que quieres posicionar a lo largo del texto. No se trata de repetirla mil veces, sino de introducirla con naturalidad, sin que quede forzado. No hay un número mágico que marque la diferencia entre que un texto posicione o no, así que no te obsesiones…

• Evita poner en negritas las palabras clave cada vez que salgan en el texto. En su lugar, intenta resaltar una frase importante por párrafo. La idea de las negritas es transmitir algo de un vistazo.

Enlaza entre tus contenidos a medida que vayas incorporando nuevo material a tu blog. Se trata de facilitar que el usuario salte de un contenido a otro, preferiblemente aquel que comparta alguna palabra clave relacionada.

Cómo optimizar imágenes para el SEO

Las imágenes, a diferencia de los textos, suelen ser las grandes olvidadas a la hora de posicionar. Y en determinados sectores esto es un error importante. Piensa que Google tiene un apartado específico para buscar este tipo de contenido. Y no solo eso, sino que cada vez le está dando más peso.

Sin ir más lejos, hace ya tiempo que Google muestra productos relacionados a través de la búsqueda por imágenes. Y hace poco anunció que está trabajando en un nuevo formato publicitario para mostrar precios y comprar productos desde imágenes. Por lo tanto, cada vez es más importante trabajar el SEO de cualquier imagen que subamos a nuestra web.

Las recomendaciones para optimizar el posicionamiento en este tipo de contenido van por las siguientes líneas:

• Edita siempre los nombres de archivo de tus imágenes, utilizando palabras clave, antes de subirlos a la web. ¡No les dejes el nombre por defecto que les pone la cámara, el móvil o el editor que utilices!

• Comprime los tamaños de archivo para intentar que las imágenes pesen lo mínimo. Que tu web cargue rápidamente es un factor importante para el SEO, y si tienes muchas fotos en alta calidad, este objetivo se hará más difícil.

• En relación a lo anterior, redimensionar adecuadamente las imágenes te ayudará a reducir su tamaño. No es lo mismo utilizar una foto para un banner de portada, donde deberá tener un tamaño amplio y buscará llamar la atención, que para acompañar un breve texto, donde será un elemento decorativo.

• Una vez que subas las imágenes a tu web, configura las meta-etiquetas TÍTULO y ALT (o texto alternativo). Estas le dan información adicional al buscador para identificar la imagen, y por tanto ayudan a que posicione mejor. Usa palabras clave en estos campos para que la imagen se asocie a las mismas.

Cómo optimizar vídeos para el SEO

Y llegamos a los vídeos… Un contenido que vamos a asociar con YouTube, por ser el principal protagonista en su sector, porque es de Google, y porque funciona en sí mismo como un inmenso buscador.

Lo primero que debes tener en cuenta es que, por las características de los vídeos y del propio YouTube, conviene realizar un análisis de palabras clave asociado a este portal. Piensa que como usuarios no siempre buscamos de la misma forma en Google que en YouTube. Por lo tanto, es posible que el análisis que realizaste para trabajar sobre tu web te ofrezca opciones que no funcionarán tan bien sobre vídeos en YouTube.

Un ejemplo serían las palabras clave asociadas a un tipo de empresa y un posicionamiento local: “inmobiliaria en Sevilla”, “gestoría en Málaga”, “tienda de bebés en Córdoba”. Si tienes un negocio de este tipo, probablemente quieras aparecer en Google por búsquedas como estas. Sin embargo… ¿tendría sentido trabajar esta línea en YouTube? Seguramente no, porque el usuario de este portal no tiende a hacer búsquedas así.

En su lugar, el análisis que realices probablemente oriente el SEO hacia el contenido, hacia lo que puedes ofrecer en formato vídeo, hacia solucionar dudas concretas. Así, es posible que encuentres que “cómo fotografiar una vivienda”, “cómo declarar el IVA” o “cómo elegir silla de paseo” son caminos más adecuados para darte a conocer en YouTube si tienes un negocio como los que mencionaba antes.

Pero aparte de estudiar estas nuevas palabras clave, ¿qué otros elementos debes cuidar para posicionarte en YouTube? Yo prestaría atención a:

• Por supuesto, el título de cada vídeo, incluyendo el concepto clave con el que quieres posicionarlo. Trabajar además la concordancia exacta, es decir, la búsqueda directa que pueda hacer el usuario (“cómo…”, “qué…”, “cuáles…”), siempre es un plus.

• Los primeros 130 caracteres, aproximadamente, de la descripción de cada vídeo. Porque estos son los que se ven junto al título y la miniatura en los resultados de búsqueda. Esta suma de caracteres es el primer impacto que tiene el usuario para entender de qué va tu vídeo…

• Además de esos 130 primeros caracteres, te recomendaría cuidar los 170 restantes. Es decir, que construyas los 300 caracteres iniciales de tu descripción con especial atención. La razón: son los que se ven antes del botoncito “Mostrar más” que amplía la descripción al completo (y que no todos los usuarios clican…).

• Siguiendo con este campo, te recomiendo también incluir enlaces en la descripción. Por ejemplo, a otros vídeos relacionados de tu canal, a listas de suscripción, a tus otras redes sociales y tu web…

• Y, por supuesto, aprovecha para hablar todo lo largo y tendido que puedas sobre el vídeo que presentas. Tienes unos 5.000 caracteres para hacerlo en la descripción, lo que da para jugar con palabras clave y sinónimos gustosamente.

• Si además puedes editarle una miniatura personalizada a tu vídeo, para que sea la que se muestre en los resultados de búsqueda, genial. Añadirás un elemento de personalización que muchas empresas no aprovechan. No es algo que mejore el SEO directamente, pero sí ayudará al porcentaje de clics, y todo suma…

Como consejo adicional y para cerrar, te recomendaría también no obsesionarte con la duración de los vídeos. Es cierto que, en muchos casos, una duración corta favorece las visitas y las reproducciones, pero esta tendencia está cambiando.

A YouTube (y a Google) le gustan cada vez más los vídeos largos, sobre todo cuando están bien explicados, son amenos, tienen buen contenido… ¡y el usuario los consume! Analiza qué quieres contar y cómo vas a hacerlo, y sobre todo analiza el público al que se dirige tu vídeo. ¡Ahí está la clave!

Fernando de los Ríos

Consultor de comunicación y marketing, especializado en proyectos de transformación digital.

Socio co-fundador de Klimway

 

 

8 de abril de 2019