Javier González de Lara y Sarria
 Javier González de Lara y Sarria

Javier González de Lara y Sarria

Presidente de CEA

Agradezco la oportunidad que me brinda la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) en la Zona Sur, a través de la celebración de su décimo aniversario, para resaltar el valor de las empresas andaluzas que han dado el salto al exterior precisamente en ésta última década, doblando en la práctica el volumen de las exportaciones andaluzas hasta representar, posiblemente, el mejor indicador del cuadro macroeconómico de Andalucía.

Sin entrar a hacer un repaso de cifras, que ya viene perfectamente reflejado en otros textos de este número, sí quisiera citar las claves, que, en mi opinión, han situado a Andalucía a la cabeza de la competitividad internacional.

La primera, la conciencia. La acepción positiva del viejo principio “hacer de la necesidad virtud”, se ha cumplido a lo largo de estos años por parte de muchas empresas andaluzas que entendieron que la internacionalización era una condición consustancial a su actividad y no una salida en busca de negocio debido a la crisis. Ese cambio de “cultura” económica y empresarial ha sido clave.

La segunda, la profesionalización. Consecuencia de la anterior, naturalmente, las empresas han formado más y mejor a sus profesionales y han incorporado a nuevos especialistas con una visión estratégica de lo que significa la internacionalización.

La tercera, los nuevos mercados. En mi opinión, otra clave cuantitativa de relevancia. Andalucía ha dado un salto muy importante hacia nuevos continentes (Asia es un ejemplo), y los nuevos destinos, una larga serie de países emergentes. Esto ha supuesto un mejor equilibrio del conjunto de las exportaciones andaluzas gracias a la diversificación geográfica.

La cuarta, la participación provincial. Se ha producido también un fenómeno de “equilibrio” entre las ocho provincias andaluzas en el sentido de que entre la primera y la última se han estrechado la brecha en volumen y mercados atendiendo a la proporcionalidad.

Y la quinta, el apoyo institucional. El Plan Estratégico de Internacionalización de la Economía Andaluza Horizonte 2020 en el que participa la Confederación de Empresarios de Andalucía, fija una Estrategia para la Competitividad en el marco del Diálogo Social para impulsar la internacionalización de las pymes andaluzas.

A través de estas y otras posibles claves, gracias al ejemplo de las grandes empresas tractoras andaluzas que han “tirado” del conjunto, así como a los sectores más dinámicos, la industria andaluza en general; y gracias también a la situación territorial de la Comunidad, tenemos una visión genérica y estratégica de la competitividad internacional de las empresas y la economía andaluza. Una lectura  que, además, pese a la coyuntura actual, nos ofrece un enorme y prometedor recorrido.