¿Existe una falsa sensación de seguridad?