A la hora de emprender un negocio, nadie puede evitar la existencia de cierto riesgo. Sin embargo, si seguimos una línea de trabajo que tenga en cuenta las claves para disminuir las posibilidades de fracaso, todo irá mejor.