Saltar al contenido →
Share Button

Stakeholders

Redes de confianza

Cómo generar una red de confianza

Nuestros grupos de interés más directos, clientes, proveedores, empleados, accionistas, y los influencers indirectos, otros empresarios, directivos, ejecutivos, profesionales… pueden llegar a ser excelentes prescriptores de nuestra empresa y elevar nuestra reputación y notoriedad en círculos de influencia.

Crear una red de confianza siempre es necesario en el camino de cualquier proyecto profesional, personal y, por supuesto, empresarial. Pero tengamos claro que las redes de confianza no son, en absoluto, simples redes de contactos.

Generar una red de confianza, ayer, hoy y mañana, es esencial. No se trata de una mera red de contactos, sino de personas que comparten una confianza recíproca. Para ello, hay que pararse a pensar en cuantas personas de tu red de contactos confías realmente y cuantos confían también en ti.

Establecer niveles y conocer nuestra red de confianza nos ayudará a generar un mapa de personas clave para nuestros proyectos.

Hay un concepto muy importante que nos ayudará a incrementar nuestras oportunidades: el compromiso recíproco. Un “yo gano y tu ganas”, pero añadiendo a lo cuantitativo una parte cualitativa, personal, con mucho mayor peso, y establecer una relación a largo plazo.

Recibir una muestra de confianza, por ejemplo una recomendación a un tercero en un momento clave de decisión de éste, significa también generar un compromiso, en sentido recíproco, para una oportunidad futura.

La confianza también es constancia: mantener un vínculo vivo es un ejercicio de comunicación bilateral, de información sobre tus avances, tus proyectos o tus estrategias futuras. Y de empatía con cada persona de nuestra red.

La comunicación online, la inmediatez de las nuevas tecnologías, no ha desvirtuado el valor  que nuestros contactos de confianza pueden aportarnos. En épocas de sociedad en red debemos pasar de redes on line, a veces saturadas, a redes de confianza reales, personales, no simplemente virtuales. Recomendar un buen trabajo, compartir información sin dudar ni temer y aportar valor sin esperar un retorno tangible a corto plazo.

Los nuevos modelos empresariales colaborativos se basan, en gran medida, en la existencia de redes de confianza: compartir clientes, crear plataformas de proveedores, asesorar, integrando soluciones comunes, buscando influencias y comunicando todo nuestro potencial.

Personas que pueden reconocer nuestros logros, nuestros valores empresariales, nuestra conducta ética, nuestro nivel de exigencia, nuestra eficacia, nuestra especialización, o nuestros precios o tarifas.

Existen varios métodos. Un ejemplo sencillo: visualizar una red de confianza a partir de la definición de categorías de interés. Si estamos trabajando en la ejecución de un plan de comunicación para una determinada empresa u organización, agruparemos distintas categorías: desarrollo y programación web, redes sociales, plataformas de marketing on-line, posicionamiento y, a partir de ahí, pondremos en negro sobre blanco nombres y apellidos de expertos que nos generen confianza, y nosotros a ellos.

Un consejo: cuando detectes una persona de confianza, añade a sus datos de contacto las etiquetas o categorías en la que destaque. Cuantas más etiquetas, más valor.

El trabajo colaborativo es ahora  más necesario que nunca, porque es la mejor manera de dar soluciones sistemáticas para problemas complejos, que no pueden resolver una sola empresa/organización y que requieren la unión de varias fuerzas para reforzar el trabajo de todos los participantes. Pero para ello es necesaria la mayor de las implicaciones:

Lo más sorprendente de la tu red de confianza será comprobar que, si la sabemos gestionar con luces de largo alcance, comprobaremos cómo funcionan casi solas. Te brindarán oportunidades, de la misma manera que tú generas posibilidades para las personas de tu red. Poco a poco, la red tomará velocidad de crucero y la constancia, junto a tu propia reputación, funcionarán haciendo crecer la confianza, las relaciones genuinas, el aprecio y el respeto mutuo.

Jesús de Sobrino

Periodista y consultor de comunicación.
Socio-director en De Sobrino & Asociados