FOMENTO de LA CULTURA


EMPRENDEDORA Y EL AUTOEMPLEO

De las aulas al mundo real

Pasar del mundo teórico a la realidad, llevar los conocimientos de los libros a la práctica y dar los primeros pasos en el ámbito de la comunicación. Son algunos de los objetivos del programa De la clase a la cuenta, un curso y concurso con 22 ediciones que se resuelve este jueves en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Sevilla. La gala será retransmitida a Brasil, que participa en el proyecto a través de la Facultad de Arquitectura, Artes y Comunicación de la Universidad Estatal de São Paulo. El ganador podrá ver su campaña de promoción de la cultura emprendedora en medios de comunicación.

Para el proyecto, un centenar de alumnos de varias facultades han creado seis agencias junior  que tienen como misión promover la cultura del emprendimiento para la fundación pública Andalucía Emprende, su primer cliente real.

De la clase a la cuenta ha comenzado una nueva etapa en la que quiere ser una muestra de cómo la universidad pública puede convertirse en puente entre el mundo profesional y el ámbito académico, ayudando a definir nuevos modelos de colaboración y de transferencia de conocimiento desde la calidad y la igualdad de oportunidades, poniendo en valor la importancia de la formación en un marco internacional”, comenta Ana María Cortijo, coordinadora de un proyecto distinguido con el premio Bandera de Andalucía en 2013 y el Andalucía Joven en 2014.

Alba Sánchez Calderón integra uno de los grupos que compite. Con cinco compañeros ha creado Gen de fénix, una agencia que ha surgido del extraordinario empuje de sus cinco integrantes, de entre 21 y 27 años, y que ya cuenta con una imagen corporativa propia, web, redes sociales, logotipo y un inmenso caudal de imaginación.

A pocos días del examen final, Alba Sánchez comenta que se embarcaron en este proyecto en octubre, cuando le expusieron el programa global. Tuvieron el primer encuentro con el cliente un mes más tarde y, desde entonces, no han parado de trabajar, incluyendo desde un casting para el producto audiovisual hasta la búsqueda de patrocinadores o la comunicación con medios. Cabify y On Dance Studio han creído en ellos y se han comprometido a financiar casi mil euros del total invertido en el plan de comunicación. El resto ha sido una entrega sin límites y una imaginación desbordante para abarcar todas las posibilidades de comunicación.

Los resultados de su proyecto y del resto de compañeros se verán este jueves por primera vez. El galardón ya lo han obtenido: una inmersión en el mundo real para forjar un futuro prometedor.

Fuente: El País


Fuente: Club de Emprendedores

0

Check Also

Descárgate la Guía electrónica sobre la gestión de la seguridad y la salud en el trabajo en un contexto de envejecimiento de la población activa.

La Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA) ha publicado, de …